Free Trial
job hopping

Job hopping

job hopping

Está confirmado que el 91 por ciento de las nuevas generaciones planean quedarse en un trabajo por menos de tres años, de acuerdo a la encuesta realizada por Future Workplace “Multiple Generations@Work, a 1.189 empleados y 150 gerentes. Esto significa que podrían tener hasta 20 trabajos a lo largo de vida. ¿Suena extraño? Quizás, pero con tantos recién graduados interesados ​​en trayectorias profesionales poco convencionales, satisfactorias y flexibles, todo es posible y es aquí donde entra a ser protagonista el nuevo fenómeno en tendencia “job hopping”.

Las nuevas generaciones cuidan de su bienestar, su vida personal y su pasión profesional, mirando más allá de solo una necesidad económica, una preocupación marcada en generaciones tradicionalistas. Ahora, estos nuevos profesionales,  buscan favorecer su calidad de vida y su tranquilidad emocional.

El “job hopping”, o bien, salto de empleo, está reemplazando rápidamente el concepto de ascender en la escala corporativa. Por eso, te explicaremos con más detalle de qué se trata esta nueva práctica que aumenta cada día más y más dentro del mercado laboral.

Guía gratuita: los secretos de la eficiencia empresarial

¿Qué significa Job hopping?

De acuerdo a la definición que brinda The Free Dictionary, “Job hop” se refiere a la práctica de cambiar de trabajo con frecuencia, especialmente como un medio para obtener ganancias económicas rápidamente o desarrollo profesional efectivo. 

Workopolis va un paso más allá, explicando la definición de “Job hopping” como una tendencia de las nuevas generaciones a cambiar de trabajo cada 12-36 meses. Fenómeno que se ha vuelto común entre muchos millennials que encuentran necesario saltar de un trabajo a otro, debido a la falta de seguridad, mal clima laboral o para potenciar su carrera profesional. 

En la encuesta realizada por Workopolis, el motivo más significativo del cambio de trabajo fue la mala relación laboral con el jefe o el responsable de equipo, la marcada jerarquía dentro de la estructura de la empresa, que limitaba la comunicación y simpatía, afectando así la motivación y el rendimiento del empleado. Las respuestas a “¿Cuál es el motivo para dejar su trabajo más reciente?” fueron: 

  • Mi relación con mi jefe - 37%
  • Estaba aburrido, descontento con el trabajo - 29%
  • Encontré una mejor oportunidad - 20% No
  • No encajaba bien con la cultura de la empresa / compañeros de trabajo - 14%

El perfil de un Job-hopper

No cabe duda de que las personas que optan por dar un salto en su carrera profesional, ven el mundo laboral de manera diferente. Cambian de trabajo frecuentemente, pero se aseguran de planificar su próximo movimiento con cuidado. 

Los millennials poseen habilidades y cualidades que los distinguen de los demás. Incluso los empleadores más tradicionales, a los que no les gusta la práctica del "job hopping" de las nuevas generaciones, admiten que este tipo de profesionales no temen en dar un salto de fe hacia un territorio desconocido. Las características de este tipo de perfiles son:

  • Son personas curiosas: Quieren encontrar una respuesta al "por qué" de un problema, obtienen un conocimiento más detallado de prácticas y conceptos y aprenden a equiparse con diferentes habilidades, gracias a sus experiencias.
  • Son imparables: Nunca se quedan sin energía y tienen una resistencia increíble cuando se trata de trabajar, lo que permite alcanzar resultados satisfactorios.
  • La pasión por lo que hacen es fundamental: Buscan lo real, un trabajo que les permita ser ellos mismos y compartir el entusiasmo que tienen con los demás. No se quedan en un trabajo que no les apasiona. 
  • Tienen una personalidad audaz: Les gusta tomar riesgos y saltar directamente a lo desconocido.
  • Su “auto - motivación” es evidente: Son ambiciosos y están interesados ​​en su desarrollo y crecimiento profesional. Buscan seguir formándose. Son knowmads, de manera que pueden saltar de trabajo para mejorar su conocimiento.
  • Tiene la facilidad para adaptarse al cambio: No se resisten a los cambios, al contrario, les interesa y son ellos a buscarlos, adaptándose de la mejor manera.
  • Son creativos: Aportan ideas novedosas para resolver problemas complejos.
  • Amantes de la tecnología “están a la vanguardia”: Están familiarizados con las herramientas colaborativas digitales y tienen una gran capacidad para organizar sus tareas, logrando autogestionarse a nivel laboral.

Pros y contras del Job hopping

Esta nueva forma de trabajar, se viene afirmando alrededor de Europa desde hace varios años y tiene, evidentemente, pros y contras. 

Por un lado, ofrece la posibilidad de madurar diferentes habilidades, conocer diferentes sectores, ampliar las propias experiencias, así como mejorar la posición y la retribución. 

Por otro lado, la corta estancia dentro de una misma organización, impide profundizar los conocimientos sobre el sector y área de negocio de determinada empresa. Es un arma de doble filo, también porque da poca fiabilidad, en términos de lealtad a la empresa. 

¿Cómo viven las empresas el fenómeno del Job hopping?

Los millennials que practican el "job hopping", lo hacen porque no se sienten cómodos, ni involucrados o estimulados en el lugar de trabajo. La mayoría de las veces, tampoco les gusta mucho la cultura de las empresas en las que trabajan.

Cuando una empresa se enfrenta a un profesional talentoso, capaz de aportar un alto valor añadido, debe apuntar a potenciar el recurso y evitar que se escape.

Es evidente que para la empresa tener una rotación rápida de profesionales, puede llegar a ser un gran problema. Es por esto fundamental que los directivos dediquen sus esfuerzos en trabajar adecuadamente la cultura de empresa, garantizar un lugar de trabajo donde sea agradable desarrollar las actividades laborales y los descansos necesarios, generar espacios de integración donde los profesionales logren conectar y promover un clima laboral auténtico, funcional y ameno. 

¿Cómo evitar que los talentos cambien de trabajo? 

Es fundamental analizar las motivaciones que llevan a practicar el "job hopping". Estudiar la evolución del mercado laboral, adoptar nuevas medidas y formular proyectos de crecimiento profesional, son la clave para preservar a los jóvenes talentos contratados.

El salario es ciertamente importante, pero, para muchos jóvenes, hoy los aspectos emocionales y las nuevas necesidades juegan un papel relevante. 

Según una investigación de Net Impact, el 58% de los encuestados estarían dispuestos a recortar su sueldo a cambio de un entorno de trabajo cercano a sus valores.

El socializar y compartir ideas o gustos a fin, un entorno laboral estimulante e innovador y una empresa que desarrolla su negocio de forma ética, son necesidades que cada vez ganan más terreno respecto a las motivaciones económicas.

¿Existen beneficios al contratar Job hoppers?

Sí, existen importantes beneficios aunque sean difíciles de identificar. La preocupación de muchos directivos a la hora de contratar "job hoppers" es comprensible, no obstante, la incorporación de este tipo de perfiles, aporta múltiples beneficios a la empresa:

  • Aumento de productividad: Son profesionales ambiciosos y quieren crecer rápido profesionalmente, lo que hace que su productividad sea muy alta y la consecución de objetivos sea más rápida y satisfactoria.
  • Rápida adaptación: Al estar acostumbrados a cambiar de trabajo, su adaptación al puesto de trabajo es más rápida y efectiva.
  • Aportan  nuevas ideas: Gracias a la experiencia acumulada en otras organizaciones, su visión del mercado en general, es mayor, conocen la competencia y sus estrategias efectivas, logran generar ventajas competitivas a la empresa.
  • Tiene claras sus necesidades formativas: Saben lo que quieren y necesitan para crecer profesionalmente por lo que, si la empresa no les satisface en temas de formación, la pagarán ellos mismos.
  • Se adaptan con facilidad a los cambios: El cambio para ellos no supone una amenaza, de hecho, pueden facilitar los procesos necesarios para una transición de cambio adecuada en las empresas.
  • Cuentan con conexiones profesionales interesantes: Gracias a su variada experiencia, pueden tener amplias redes de contactos profesionales, de los que puede beneficiarse también la empresa.
  • Tienen gran autonomía laboral: Se les facilita la toma de decisiones sobre cómo ejecutar sus tareas, gracias a su conocimiento tecnológico se apoyan en herramientas digitales para su organización de actividades y para la autogestión del tiempo.

Evidentemente, las empresas deben valorar las ventajas y desventajas que tiene contratar a este tipo de trabajadores mediante job hopping; en constante movimiento y preocupados por su crecimiento personal y profesional.

Los directivos tienen que ser conscientes de que el mercado laboral se está transformando, que los tiempos cambian y mirar al futuro desde el pasado puede ser un gran obstáculo para el éxito de los objetivos empresariales.

New call-to-action

Artículos relacionados

Por qué no es buena idea capar Facebook en el trabajo

Por qué no es buena idea capar Facebook en el trabajo Y cuando hablamos de Facebook queremos decir Facebook, Twitter, Tuenti, Instagram y todo el abanico de redes sociales que nos ofrece la red en su versión dos punto cero. Y lo mismo lo podemos aplicar a la hora de bloquear y restringir el acceso […]
Leer Más >

10 Problemas de gestión del tiempo en las empresas

10 Problemas de gestión del tiempo en las empresas La gestión del tiempo en sí puede suponer un importante problema para las organizaciones. Los expertos aluden esta circunstancia a:
Leer Más >

Control horario de empleados: cómo llevarlo a cabo correctamente

La ley de control horario de empleados, obliga a las empresas a llevar un registro de la jornada laboral de sus empleados; desde su hora de inicio, hasta su hora de finalización. Esta normativa tiene como objetivo acabar con la precariedad laboral, que se ha visto favorecida por la cantidad de horas extras sin registrar […]
Leer Más >

© Workmeter | Legal Notice | Cookies Policy