Qué es el síndrome del impostor y cómo combatirlo

Publicada el 16/02/2024

Qué es el síndrome del impostor y cómo combatirlo

Publicada el 16/02/2024
Recibe nuestra newsletter mensual con todas las novedades del sector y los últimos artículos
Tabla de contenidos

Qué es el síndrome del impostor y cómo combatirlo

Hoy en día, muchos profesionales experimentan una sensación persistente de duda sobre sus logros y capacidades, sensación conocida también como síndrome del impostor. Este fenómeno puede afectar a cualquier persona, independientemente de su nivel de éxito o posición en la empresa, incluidos directores de RRHH que buscan fomentar un ambiente de trabajo saludable y productivo. 

En este artículo, veremos qué es el síndrome del impostor, sus causas y cómo combatirlo.

¿Qué es el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor es un fenómeno psicológico en el que las personas dudan de sus logros y tienen un miedo persistente de ser descubiertas como un «fraude». A pesar de tener evidencias externas de sus competencias, las personas con este síndrome atribuyen su éxito a la suerte o a interpretar a otras personas engañándolas para que piensen que son más inteligentes y competentes de lo que creen que son.

Este síndrome fue identificado por primera vez en la década de 1970 por las psicólogas Pauline Rose Clance y Suzanne Imes. Observaron este patrón entre un grupo de mujeres muy exitosas que, a pesar de sus logros académicos, creían que no eran realmente inteligentes y que habían engañado a alguien para que pensara lo contrario. Con el tiempo, la investigación amplió su alcance, dándose cuenta que este síndrome no se limita a un género en concreto y es independiente al nivel de éxito de la persona que lo sufre. 

Y, ¿cómo se manifiesta?

El síndrome del impostor se manifiesta de varias maneras, incluyendo la autodesvalorización, el miedo al fracaso, y la tendencia a minimizar el propio éxito. Las personas afectadas suelen trabajar más duro para prevenir que los demás descubran su «fraude», lo que puede llevar a un ciclo de estrés y agotamiento. Curiosamente, el éxito no alivia sus dudas; por el contrario, puede intensificar los sentimientos de ser un impostor.

Causas del síndrome del impostor

Las causas del síndrome del impostor son varias y pueden variar considerablemente. Sin embargo, hay varios factores comunes que contribuyen a su desarrollo: 

  • Perfeccionismo: La tendencia a establecer estándares extremadamente altos y la creencia de que cualquier cosa menos que la perfección es un fracaso puede alimentar el síndrome. Las personas que son más perfeccionistas a menudo ven el éxito como un producto de su esfuerzo excesivo en lugar de sus propias habilidades. 
  • Miedo al fracaso: El miedo intenso a fallar puede llevar a las personas a cuestionar su valor y a evitar situaciones donde su competencia pueda ser puesta a prueba. Este miedo puede ser particularmente paralizante, ya que evita que se tomen riesgos o busquen nuevas oportunidades de crecimiento. 
  • Dinámicas familiares: En algunos casos, las expectativas familiares durante la infancia pueden contribuir al desarrollo del síndrome. Por ejemplo, la presión por cumplir altas expectativas, o las comparaciones con hermanos.
  • Nuevos desafíos profesionales: Enfrentarse a nuevos roles o responsabilidades puede desencadenar el síndrome en personas que antes se sentían seguras en sus posiciones.
  • Comparaciones sociales: La tendencia a compararse con los demás puede incitar a que aparezcan sentimientos de inadecuación. Además, ver los logros de otros, a menudo de forma idealizada, puede hacer que las personas cuestionen su propio éxito y valía. 

 

como implantar medidas de teletrabajo

Cómo combatir el síndrome del impostor

Combatir el síndrome del impostor requiere un enfoque multifacético que involucre la autorreflexión, la modificación del comportamiento y, en algunos casos, el apoyo profesional. 

En este caso, los responsables del departamento de recursos humanos juegan un papel crucial en el bienestar y desarrollo profesional de los empleados. Implementar estrategias enfocadas en combatir el síndrome del impostor puede fomentar un ambiente de trabajo más productivo. 

A continuación, algunas estrategias que pueden ayudarnos a combatir este síndrome: 

Fomentar una cultura de apoyo

Crear un entorno laboral donde los empleados se sientan seguros para expresar sus dudas sin temor a ser juzgados es esencial. Promover la comunicación puede ayudar a desmitificar el síndrome del impostor y alentar a los empleados a compartir y superar sus experiencias. 

Implementar programas de mentoría 

Los programas de mentoría pueden ser particularmente beneficiosos para los empleados que luchan con el síndrome del impostor. Tener un mentor que ofrezca orientación, apoyo y feedback constructivo puede ayudar a los empleados a reconocer sus logros y fortalecer su confianza en sus habilidades profesionales. 

Promover un equilibrio entre la vida personal y profesional 

La conciliación laboral-personal es esencial para el bienestar de los empleados. Los directores de RRHH deben incentivar a los empleados a tomar descansos adecuados, utilizar sus días de vacaciones y establecer límites saludables entre el trabajo y la vida personal. Esto también puede ayudar a prevenir el agotamiento y reducir los sentimientos de insuficiencia. 

Proporcionar un feedback regular 

El feedback positivo y constructivo es crucial para ayudar a los empleados a internalizar sus éxitos. Es importante equilibrar el reconocimiento de los logros con sugerencias de mejora de manera que fomente el crecimiento sin alimentar la autocrítica destructiva. 

También hay que tener en cuenta que para dar feedback a nuestros empleados es importante instalar previamente una herramienta de gestión del rendimiento que nos permita obtener datos objetivos de los tiempos productivos de tus equipos, viendo así, el tiempo invertido en cada tarea.  

El reconocimiento de los esfuerzos y logros debe ser una práctica regular, no solo en momentos de evaluaciones de desempeño.

Para los directores de RRHH, abordar el síndrome del impostor no solo es una cuestión de mejorar la productividad laboral, sino también de fomentar un ambiente de trabajo inclusivo. 

Mediante la creación de una cultura de apertura y apoyo, la implementación de programas de mentoría, ofrecer un feedback de manera regular a los empleados, y la formación y la promoción de un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal, es posible ayudar a los empleados a superar sus dudas y valorar sus competencias y logros. 

software teletrabajo

Tabla de contenidos

Artículos relacionados