Pausas activas en el trabajo: La clave para impulsar el rendimiento

Publicada el 19/03/2024

Pausas activas en el trabajo: La clave para impulsar el rendimiento

Publicada el 19/03/2024
Recibe nuestra newsletter mensual con todas las novedades del sector y los últimos artículos
Tabla de contenidos

Pausas activas en el trabajo: La clave para impulsar el rendimiento

A día de hoy, el bienestar de los empleados es fundamental para que cualquier empresa funcione bien. Las pausas activas o los breves momentos de actividad física o mental durante la jornada laboral, nacen como una solución efectiva para combatir el sedentarismo. 

Este enfoque no solo promueve la salud y el bienestar, sino que también mejora la productividad y el ambiente laboral. En este artículo veremos la importancia de implementar pausas activas, sus beneficios y cómo llevarlas a cabo. 

¿Qué entendemos por pausas activas?

Las pausas activas son interrupciones breves y planificadas en la jornada laboral destinadas a incorporar ejercicios físicos o actividades mentales que activan el cuerpo y la mente. 

Contrario a los descansos tradicionales, como tomar un café o leer, las pausas activas están diseñadas para moverse, estirarse, o realizar actividades que requieren una participación activa, rompiendo así con la rutina sedentaria del entorno del trabajo.

Este tipo de pausas, por lo tanto, no son solo una herramienta para mejorar el bienestar físico y mental, sinó también para energizar a los empleados y mejorar su enfoque y eficiencia en el trabajo. 

Beneficios de las pausas activas en el trabajo

La implementación de estas pausas trae consigo muchos beneficios tanto para los empleados como para las empresas. Estos beneficios no solo mejoran la salud y el bienestar general, sino que también impactan de manera positiva en la productividad: 

Mejora de la salud física

Las pausas activas promueven el movimiento y ayudan a contrarrestar los efectos negativos del sedentarismo del trabajo de oficina. Al realizar ejercicios de estiramiento o caminatas cortas, se reduce el riesgo de dolores musculares, trastornos de postura, y enfermedades crónicas como la hipertensión o la diabetes tipo 2. 

Incremento de la energía y reducción del cansancio 

La actividad física, incluso la de baja intensidad, estimula la circulación y aumenta el flujo de oxígeno al cerebro, lo que se traduce en mayor sensación de energía y una reducción del cansancio.

Habitualmente, los empleados se sienten más despiertos y activos después de una pausa activa. 

Mejora la salud mental y reducción del estrés

Las pausas activas también ofrecen un respiro mental, ayudando a disminuir los niveles de estrés y ansiedad. Actividades como la meditación o la respiración profunda pueden mejorar significativamente el estado de ánimo y la capacidad de manejar el estrés laboral. 

Guía 8 pasos para implantar el registro de jornada en tu empresa

Aumento de la productividad y la creatividad

Al hacer un break del trabajo y realizar una actividad diferente, los empleados pueden volver a sus tareas con una perspectiva renovada y una mayor claridad mental. Esto favorece sobre todo a la resolución de problemas, la creatividad y la eficiencia en el trabajo.

Reducción del ausentismo laboral 

Al promover la salud física y mental de los empleados, las pausas activas pueden contribuir a una reducción del ausentismo. Los empleados con menos estrés son menos propensos a ponerse enfermos y más capaces de mantener un alto nivel de compromiso con su trabajo. 

Fomento de un ambiente de trabajo positivo 

Las pausas activas en el trabajo pueden ser una actividad de equipo que contribuya a mejorar la cohesión y el ambiente laboral. Compartir momentos de actividad física o relajación crea lazos entre los empleados y fomenta una cultura organizacional centrada en la salud y el bienestar laboral. 

Cómo implementar pausas activas en el trabajo

La implementación efectiva de pausas activas en el entorno laboral requiere de una planificación cuidadosa que involucre a todos los niveles de la organización. A continuación, te ofrecemos una guía para que integres las pausas activas de manera eficiente en tu empresa: 

  1. Sensibilizar y educar. El primer paso es sensibilizar a los empleados y directivos sobre la importancia y los beneficios de las pausas activas. Esto puede lograrse mediante talleres o seminarios web.
  2. Planificar y establecer políticas. Definir políticas claras respecto a las pausas es imprescindible. Esto incluye determinar su duración, frecuencia, y tipo de actividades recomendadas. 
  3. Diseñar actividades. Elige un conjunto de actividades para las pausas que sean variadas, como: estiramientos, yoga, meditación o paseos breves. 
  4. Implantación y seguimiento. Pon en marcha el programa de pausas activas y haz un seguimiento de su implementación. Después recoge feedback de los empleados para valorar ajustar el programa según sea necesario. 
  5. Evaluación del impacto. Por último, evalúa el impacto de las pausas activas en el bienestar de los empleados y en la productividad en general. Es importante establecer indicadores de desempeño para medir su efectividad

Herramientas y recursos para gestionar pausas activas 

Un aspecto clave para gestionar bien las pausas y las pausas activas en el trabajo es el uso de herramientas que permitan su seguimiento y evaluación. 

La herramienta de gestión del tiempo de WorkMeter es una buena solución, ya que permite medir de manera automática las pausas que realizan los trabajadores. 

¿Cómo puede ayudar WorkMeter? 

  • WorkMeter ofrece una solución tecnológica que identifica y registra automáticamente las pausas. Esto ayuda a asegurar que los empleados tomen sus pausas recomendadas sin necesidad de un registro manual.
  • Al medir las pausas y su duración, la solución permite correlacionar los patrones de descanso con los niveles de productividad. Esto proporciona a los directivos y mánagers información valiosa para optimizar las políticas de pausas y adaptarlas a las necesidades de cada equipo. 
  • Además, la herramienta ofrece feedback en tiempo real a los empleados y gestores, permitiendo ajustes proactivos en los hábitos de trabajo y descanso.

Incorporar WorkMeter como parte de tu estrategia para gestionar las pausas activas permite una implementación más estructurada y efectiva. Al proveer datos concretos sobre el uso del tiempo, facilita el seguimiento de las pausas y ayuda a construir una cultura laboral que prioriza el bienestar y la productividad. New call-to-action

Tabla de contenidos

Artículos relacionados