Prueba Gratuita

Hay muchos tipos de directivos ¿De cuál eres tú?


Hay muchos tipos de directivos ¿De cuál eres tú?

No hay dos directivos iguales y los roles que deben adquirir han evolucionado en el tiempo. Cada uno tendrá su propia personalidad con sus ventajas y suus defectos. ¿De qué tipo eres tú?


describe the image

Las cualidades de un buen directivo no se pueden improvisar. A pesar de que muchas personas aspiran a dirigir a sus colegas, las habilidades y competencias necesarias para ser un buen directivo no están al alcance de todo el mundo.

¿Qué rol debe tener un buen directivo? ¿Qué habilidades debe adquirir? ¿Cuáles son los requisitos y cómo se pueden desarrollar? ¿Cuáles son los distintos perfiles de los directivos?

El rol de los directivos ha evolucionado los últimos años. Ya no basta con dar órdenes que los subordinados han de cumplir, hay que convencerles de que las decisiones que se toman son las adecuadas, más aún, hay que lograr que apoyen su punto de vista y asegurar una coherencia de todas las acciones que emprende.


8 libros para mejorar y desarrollar tu liderazgo DESCARGAR EBOOK PDF GRATIS

Es por eso que se debe, ante nada, obtener la confianza de su equipo con el fin de ganar el apoyo de la mayoría. Los directivos de hoy deben conocer muy bien a sus empleados para comprender mejor sus expectativas y dificultades, pasar tiempo con ellos, asegurarse de que todos estén a pleno rendimiento. ¿Si algunas habilidades específicas, el directivo no puede hacer frente a largo plazo?

Las habilidades necesarias para ser un buen directivo son numerosas pero veamos cuales son las principales:

- Saber identificar las prioridades, centrarse en temas clave (estratégicos), no dejarse sobrepasar por los detalles.

- Innovar y renovarse: no descansar en sus laureles, tomar riesgos que son inherentes a la función de gestión

 - No sobreestimar sus habilidades (mental y física), reconocer sus debilidades, saber delegar o externalizar.

- Fomentar la comunicación con los empleados, saber manejar y evitar los conflictos, saber escuchar.

 - Ser capaz de establecer una frontera entre la vida profesional y personal. No dejarse influir por sus sentimientos, ser lo más objetivo posible y pensar en los interés de la compañía (productividad, rentabilidad).

 - Definir objetivos claros y concretos para no perder de vista la meta.

- Formar equipos compuestos de perfiles distintos  para promover la diversidad de conocimientos y opiniones.


Los software de productividad son una muy buena herramienta  de liderazgo empresarial. Si te interesa comprobarlo, puedes hacer una  prueba gratuita de WorkMeter haciendo clic aquí

Cada directivo tiene una personalidad propia pero podemos definir distintos perfiles:

Los perfiles Convencionales: El líder carismático: Sabe cómo motivar a los empleados y posee una visión de conjunto. Es  el arquitecto principal: Se centra en el establecimiento de estructuras y procedimientos eficaces, no muestra sus sentimientos y se limita a llevar a cabo operaciones prácticas y mecánicas.

Los perfiles neuróticos: las llamadas estructuras normales: histéricos y obsesivos.

Histéricos: se refieren a personas que se centran en los demás, que juegan con la seducción, que buscan el amor y el reconocimiento de otros. Estos individuos sonríen con facilidad, quieren hacerse notar e intentan ayudar a los demás. Esas características las cumplen generalmente más las mujeres. A menudo se encuentran en sectores como la comunicación, el entretenimiento, los recursos humanos, las ventas o el marketing.

Obsesivos: En este perfil, encontramos las personas que tienen un gusto por el trabajo bien hecho y dedican gran parte de su tiempo en conseguirlo. Son conformistas, convencionales, a menudo autoritarios o secos. Sin embargo, son bastante tímidos y tienen alguna dificultad para comunicarse. Encontramos estos perfiles en profesiones sin excesivo contacto humano como director de producción, ingeniero, informático.

-  Los perfiles con problemas:

El paternalista: Necesita moverse dentro de un grupo y centrarse en su vida social. Se siente responsable de su equipo y con frecuencia tiene problemas para tomar decisiones. Habla mucho, alaga a las personas y tiene por hábito de interferir sus vidas privadas.

El no apto: Necesita seguridad, huye de sus responsabilidades y de cualquier tipo de confrontación. Le falta confianza en sí mismo, prefiere quedarse en segundo plano y no muestra sus emociones u opiniones. Hay que evitar ponerle en situaciones embarazosas y es importante descargarle de ciertas responsabilidades.

El Dictador: Le gusta el reconocimiento. Más bien autoritario, puede ser bastante agresivo para conseguir lo que quiere. No sabe controlar sus emociones, es agresivo y suele tener poco respeto por sus interlocutores. Las relaciones humanas no son su fuerte. Quiere estar en primer plano, se involucra totalmente en su trabajo y asume todas las funciones para poder llevarse todo el crédito.

No se nace líder hay que convertirse en uno. De hecho, si algunos tienen la seguridad y carisma que les permita ganarse  un puesto directivo otros tendrán que luchar contra su timidez y mejorar la forma de relacionarse con los demás. ¡Porque no es líder quien quiere sino quien puede! La misión confiada exige, a veces, autoridad,  otras tener la capacidad de escuchar, de conocer a sus empleados conservando una distancia para no franquear la frontera de lo privado, de mantener la objetividad.  Hay que esforzarse aceptar sus fracasos y mejorar constantemente. Toda una paradoja.

Más que un puesto de trabajo, la función de directivo, debe ser vista como una misión a cumplir? tal vez una vocación.



Workmeter Guía gratuita sobre roles directivos


Click me


Prueba WorkMeter gratis

Artículos relacionados

El liderazgo emocional, una de las claves en época de crisis

El liderazgo emocional, una de las claves en época de crisis Desde hace más de cuatro años vivimos una situación de despidos laborales, predicciones económicas negativas y peores augurios. En este contexto de negatividad las empresas deben luchar cada día con los resultados y la moral de los empleados, que está por los suelos.
Leer Más >

Roles directivos, capital humano y retención del talento

Roles directivos, capital humano y retención del talento Un tercio de nuestra vida transcurre en el interior de la empresa y, por ello, disfrutar del trabajo es fundamental para el individuo y su equilibrio.
Leer Más >

Cómo superar la resistencia a la gestión del cambio empresarial

Cómo superar la resistencia a la gestión del cambio empresarial Cada día en la prensa vemos que alguien ha hecho algo nuevo, pero desgraciadamente no a todo el mundo le gusta el cambio y hay algunas personas se resisten a él.
Leer Más >