software medición desempeño
Prueba Gratuita
Gestión del riesgo: qué es y por qué es tan importante para las empresas

Gestión del riesgo: qué es y por qué es tan importante para las empresas


Gestión del riesgo: qué es y por qué es tan importante para las empresas

No definir riesgos u oportunidades fue una de las principales causas de fracaso en la gestión de proyectos durante el último año, con una incidencia del 30%. ¿Y tú, gestionas para prevenir los riesgos o directamente los asumes?

gestión del riesgo en la gestión de proyectos

Cuando empezamos a gestionar proyectos es indispensable tener a mano el manual PMBOK (Project Management Body of Knowledge), creado por el PMI (Project Management Institute), organización internacional que estudia la gestión de proyectos. Este documento es considerado por los expertos como la biblia de la gestión de proyectos, pero si bien es muy útil, también es un manual denso que requiere dedicarle tiempo.



<DESCARGA NUESTRO EBOOK GRATUITO> 7 indicadores clave para medir la rentabilidad

Debemos prestar tanta atención a la gestión del riesgo como a la gestión del talento. Así pues, en este capítulo hemos resumido para ti los aspectos más destacados de la gestión del riesgo aplicada a proyectos, según la guía PMBOK del Project Management Institute.

Metodología para la gestión del riesgo de tus proyectos

La gestión del riesgo es el enfoque que tomamos para manejar la incertidumbre derivada de cualquier acción, y en el caso de las acciones empresariales, adquiere todavía más importancia. Es necesario, por lo tanto, adoptar un enfoque proactivo en materia de gestión de riesgos. Esta es la metodología que nos propone el PMBOK para gestionar los riesgos

1. Planificar la gestión del riesgo

Ser rigurosos y exhaustivos en nuestra planificación de riesgos sin duda mejora las probabilidades de éxito de los otros procesos de gestión de riesgos. La planificación es importante para proporcionar los recursos y el tiempo suficiente para las actividades de gestión, y para establecer una base que compartan todas las partes implicadas en el proyecto.

2. Identificar los riesgos

En esta fase pueden participar el director del proyecto, los miembros del equipo del proyecto, clientes, expertos en la materia, usuarios, etc. Es un proceso iterativo, pues se pueden descubrir nuevos riesgos o pueden evolucionar conforme el proyecto avanza a lo largo de su ciclo de vida. Existen riesgos corporativos, riesgos operativos, riesgos financieros, de negocio, globales, de procesos, entre otros.



Prueba gratis WorkProject para gestionar tus proyectos automáticamente Mide el tiempo y la rentabilidad de tus proyectos

3. Realizar el análisis cualitativo de riesgos

Es el proceso por el cual se determinan los riesgos que pueden afectar al proyecto y se documentan sus características. Concentrarse en los riesgos de alta prioridad es una buena práctica, así como tomar conciencia del impacto correspondiente sobre el proyecto derivado de cada riesgo, para saber qué riesgos podemos permitirnos tener menos controlados. Hay que llevar a cabo un control de ciertos factores como el plazo de respuesta, la tolerancia al riesgo según costes, cronograma, alcance o calidad.

4. Realizar el análisis cuantitativo de riesgos

En este proceso se analiza numéricamente el efecto de los riesgos identificados en los procesos anteriores. Existe diversidad de opinión respecto a esta fase, pues hay quienes consideran que es tan sólo una pérdida de tiempo y recursos, y otros que lo ven como un factor clave para la gestión del riesgo. En este caso nos tocará juzgar, por la naturaleza del proyecto, la relevancia de los riesgos, o el tiempo del que disponemos, si evaluar o no el impacto cuantitativo de cada riesgo al detalle.

5. Planificar la respuesta a los riesgos

El último paso y también el más importante en la gestión del riesgo es el de planificar una respuesta. En esta fase se desarrollan opciones y acciones para mejorar las oportunidades y recudir las amenazas a los objetivos del proyecto. Las respuestas deben estar en consonancia con la magnitud del riesgo, y deben ser rentables con relación al desafío a cumplir. Durante este proceso podríamos concluir que se debe llevar un control y una monitorización de los riesgos, y que una manera responsable de gestionarlos es: aplicar acciones de eliminación, reducción, minimización y/o control.

Conclusiones

No podemos eliminar por completo los riesgos a lo largo del desarrollo de nuestra actividad empresarial, y tampoco podemos fingir que no existen, pues tarde o temprano terminarán materializándose en fracaso, o brindaremos servicios incompletos o ineficaces. Frente a esta realidad, la mejor actitud es hacer una gestión responsable de los riesgos y aprender a gestionarlos.



Recibe por email todos nuestros artículos Suscríbete al blog de WorkMeter


7 indicadores clave para medir la rentabilidad de tu compañía

Artículos relacionados

El Diagrama de Gantt: Gestiona tu diagrama, su origen, y más

  El Método del Diagrama de Gantt para tu gestión de proyectos El Diagrama de Gantt es el método de gestión de proyectos más conocido y usado desde hace décadas. Su objetivo es exponer el tiempo de dedicación previsto para diferentes tareas o actividades, ¿quieres ver en qué están trabajando tus equipos con un sólo […]
Leer Más >

Consejos para optimizar tu estrategia de Marketing de Contenidos

Consejos para optimizar tu estrategia de Marketing de Contenidos El marketing de contenidos ha adquirido gran importancia dentro de la mayoría de organizaciones empresariales, ayudando a su posicionamiento y a la adquisición de clientes. En tiempos de confinamiento, durante el coronavirus, ha ayudado también a entretener, entender y fidelizar a sus usuarios. Por eso mantener […]
Leer Más >

10 consejos de directores de proyectos para mantenerse organizados

10 consejos de directores de proyectos para mantenerse organizados Un director de proyecto es el responsable en última instancia de mantener el proyecto en marcha, sobre todo cuando la presión va en aumento. Para ser un director de proyectos exitoso, es necesario equilibrar plazos, presupuestos y calidad. 
Leer Más >