a56d2dfa-50c6-46a0-ad77-c6f5b73e167e

Diferencias y similitudes entre liderazgo y gestión directiva

Diferencias y similitudes entre liderazgo y gestión directiva

Ni todos los líderes son directivos, ni todos los directivos son capaces de liderar. En este post, encontrarás las características diferenciadoras que existen entre liderazgo y gestión directiva. 

Mientras que la cualidad de líder es independiente del cargo o la responsabilidad de cara a la organización; los roles directivos pueden beneficiarse de ese complemento, necesario para completar con éxito la misión ejecutiva en cualquier empresa.

roles directivos diferencias lider

Este post trata sobre los roles directivos. Si te interesa este tema, te recomendamos nuestra guía gratuita Roles directivos: el secreto de los mejores:


Descarga la GUÍA GRATUITA en PDF "Roles directivos: el secreto de los mejores"

Es verdad que no siempre los directivos pueden ser líderes, ya sea por su personalidad o porque no han aprendido las claves del liderazgo durante su experiencia en puestos de dirección. Sin embargo, el doctor John Paul Kotter, investigador en Kotter International y profesor en Harvard detectó que normalmente, las personas que ostentan el cargo de director general en una empresa comparten rasgos en común que los identifican.

Estas similitudes tienen su reflejo en decisiones, motivaciones, temperamento y formas de crear y mantener vínculos con otras personas dentro y fuera de la organización.


¿Sabías que un software de productividad puede ser el mejor aliado de un directivo? Si te interesa comprobarlo, puedes hacer una prueba gratuita de WorkMeter haciendo clic aquí

Según Kotter (1974), existen una serie de rasgos de personalidad que son iguales o muy parecidos entre todos los directores generales, que se reflejan en sus motivos, en su temperamento y modos de relacionarse con el resto de individuos. Algunas de estas facetas comunes entre un  líder y un director general son:

  • El alto grado de automotivación y la gran ambición en cuanto a la gestión de su trabajo.
  • La capacidad de autocontrol y la estabilidad emocional, que les permite mantener la calma en cualquier circunstancia y no perder la positividad, aun cuando las circunstancias son adversas; algo que les permite continuar detectando oportunidades.
  • Sus habilidades sociales. Una ventaja innegable que les facilita mucho el desarrollar relaciones personales gracias a su capacidad para relacionarse con personas de cualquier área y posición dentro de la compañía.
  • El vasto conocimiento sobre la propia organización y todo lo que la rodea que, sumado a su experiencia, es uno de sus principales valores.
  • Sus contactos y la red de relaciones cooperativas que les rodea y se reparten entre el interior de su empresa, su sector y adyacentes.
  • La capacidad para comprender, gestionar y decidir sobre asuntos de toda índole, desde los más abstractos y analíticos en relación a la estrategia, hasta los más operativos.

Qué les falta a algunos directivos para ser líderes

Sin embargo, muchas veces la personalidad y el comportamiento de los directores generales se aleja de la efectividad y eso hace que no destaquen entre otros y que sus resultados no alcancen los niveles que podrían, si añadiesen a sus roles directivos la condición de liderazgo. Así, algunas de las principales diferencias entre un líder y un director general son, según Kotter, las carencias de éstos en cuanto a algunos de los atributos de los primeros, como los siguientes:

  • La capacidad de motivar a las personas y los equipos: que se lograría concentrándose en los individuos, sus expectativas y necesidades en vez de centrándose solamente en resultados.
  • El deseo de llegar a los demás y de conseguir transmitir el mensaje en el que se cree: algo a lo que se llega logrando metas y gracias al carisma en vez de buscando la propia fama, el estatus y el aumento de poder; que es en lo que pueden derivar los roles directivos si pierden la visión.
  • La inteligencia emocional: que no tiene que ver con el cociente intelectual sino con la empatía, el carisma y la comunicación.
  • La forma de ganarse a la gente a través del convencimiento y no de la autoridad y las imposiciones.
  • El tener la habilidad y la paciencia para enseñar a las personas, ayudándoles a crecer, en vez de conformarse con ordenar y mandar para lograr resultados.

Similares y muy distintos al mismo tiempo, pero ambos necesarios. La combinación de ciencia y arte es imprescindible para lograr el equilibrio que conduzca hacia el éxito. El liderazgo no sustituye a la dirección, sino que es su complemento perfecto.

¿Has encontrado útil este artículo? Entonces te recomendamos los siguientes posts relacionados:


Workmeter Guía gratuita sobre roles directivos


Click me


Prueba WorkMeter gratis

Artículos relacionados

Liderazgo: Mejorar bajo presión

Liderazgo: Mejorar bajo presión Autor: Justin Menkes
Leer Más >

Sostenibilidad empresarial: Qué es y cómo conseguirla

La situación medioambiental crítica en la que nos encontramos ha despertado una mayor concienciación y preocupación social por la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente. Esto ha provocado que el desarrollo sostenible sea un tema clave en todos los ámbitos de nuestra vida, incluídas las empresas y las acciones que desarrollan en su entorno.  Las […]
Leer Más >

5 mitos a superar sobre la gestión del talento

5 mitos a superar sobre la gestión del talento Cuando se quiere llevar a cabo una gestión del talento eficiente, seguir teorías y clichés no es lo más aconsejable. Hoy veremos como derribar los mitos más relevantes sobre el talento humano.
Leer Más >