Despido por bajo rendimiento: Aspectos clave y estrategias

Despido por bajo rendimiento: Aspectos clave y estrategias

Recibe nuestra newsletter mensual con todas las novedades del sector y los últimos artículos
Tabla de contenidos

Despido por bajo rendimiento

¿Alguna vez te has preguntado cómo manejar situaciones de bajo rendimiento laboral en tu empresa? Si eres un director de Recursos Humanos, es probable que te enfrentes al desafío de tomar decisiones sobre el despido por bajo rendimiento. En este artículo, te ofrecemos una visión completa sobre este delicado tema, desde qué lo constituye hasta cómo abordarlo adecuadamente.

¿Qué constituye el despido laboral por bajo rendimiento?

El despido por bajo rendimiento, también conocido como despido disciplinario, se basa en la disminución continuada y voluntaria del rendimiento de un empleado. Según el artículo 54.2 del Estatuto de los Trabajadores, se contempla como una causa válida de despido disciplinario​​.

Aspectos clave para considerar un despido por bajo rendimiento

  • Reducción significativa de la productividad: Para justificar un despido por bajo rendimiento, debe haber una disminución relevante en la productividad que afecte los objetivos o resultados de la empresa​​.
  • Duración del bajo rendimiento: Se considera este tipo de despido cuando el bajo rendimiento se ha mantenido durante un tiempo significativo, generalmente a partir de 4 a 6 meses​​.
  • Voluntariedad en el descenso del rendimiento: Es crucial determinar si el bajo rendimiento es voluntario, es decir, que no se deba a factores externos como las condiciones del mercado o la competencia​​.

Conductas que pueden originar el despido por bajo rendimiento

  • Faltas de asistencia repetidas e injustificadas.
  • Desobediencia, ofensas verbales y falta de disciplina.
  • Embriaguez habitual o toxicomanía que afectan negativamente al trabajo​​.

¿Cómo demostrar un despido laboral por bajo rendimiento?

Para que un despido por bajo rendimiento sea justificado, la empresa debe proporcionar pruebas concretas y la causa del despido. Estas pueden incluir:

  • Comparación del rendimiento actual con el pactado en el contrato.
  • Análisis de la evaluación de desempeño laboral a través de herramientas de medición del rendimiento
  • Historial de trabajo, como datos cuantitativos de gestiones diarias, llamadas, atención al cliente, entre otros​​.

 

New Call to action

 

¿Cómo comunicar un despido por bajo rendimiento?

Es esencial seguir un protocolo adecuado al comunicar un despido por bajo rendimiento:

  • Notificación por escrito: La ley exige que el despido se comunique por escrito, especificando los motivos y la fecha de efectividad​​.
  • Contenido de la carta de despido: El contenido de la notificación de terminación laboral debe contener la causa del despido, el desempeño previo y actual, el lapso en el que sucedieron los acontecimientos y la aceptación voluntaria de la disminución de rendimiento.

¿Se puede impugnar un despido por bajo rendimiento?

Sí, los empleados pueden impugnar un despido si consideran que no está justificado o no se han seguido los procedimientos legales adecuados. Para ello, deben seguir ciertos pasos como presentar un informe de conciliación laboral y, si es necesario, una demanda por despido​​​​.

Estrategias efectivas para mejorar el bajo rendimiento de los empleados

  • Fomentar el compromiso e implicación de los empleados: Involucrar a los empleados en decisiones relacionadas con su trabajo aumenta su motivación y compromiso con la mejora​​.
  • Ofrecer sesiones de apoyo: Asociar empleados de bajo rendimiento con mentores o colegas destacados puede ofrecer orientación y un modelo positivo a seguir​​.
  • Revisar de manera periódica el rendimiento: Establecer un circuito continuo de retroalimentación para garantizar la mejora constante​​. Además de revisar y monitorear de manera constante el nivel del rendimiento de los empleados, esto puede medirse a través del software de gestión del rendimiento de WorkMeter.
  • Facilitar la flexibilidad laboral a los empleados: Ajustar las horas de trabajo o proporcionar opciones de trabajo remoto para adaptarse a las circunstancias personales​​.
  • Desarrollar habilidades de liderazgo: Invertir en la capacitación de los líderes para asegurar que puedan apoyar y motivar eficazmente a sus equipos​​.

Abordar el bajo rendimiento requiere un enfoque equilibrado que incluya tanto la identificación y diagnóstico de problemas como la implementación de estrategias efectivas para el mejoramiento. Al aplicar estas tácticas, puedes transformar los desafíos del bajo rendimiento en oportunidades para el crecimiento y desarrollo tanto de los empleados como del equipo en su conjunto.

Es por eso, que para un director de RRHH, es fundamental manejar el despido por bajo rendimiento con cuidado y justicia. Por eso, es clave tener en cuenta todos los aspectos legales y éticos, así como las repercusiones que puede tener en el clima laboral y la moral del equipo.

software teletrabajo

Tabla de contenidos

Artículos relacionados