Prueba Gratuita

Beneficios de la productividad personal


Beneficios de la productividad personal

Hace unos meses tratamos en uno de nuestros artículos la composición de la productividad personal, en base a la actitud, aptitudes y conocimientos. Hoy podremos ver en qué nos favorece que nuestra productividad personal sea elevada, para poder encontrar esas motivaciones que nos faltan para querer ser más productivos.

Seguro que conocéis a mucha gente, incluso quizá estéis entre ellos, que opinan que para que van a correr en el trabajo, si al final tienen que estar ocho horas igual y les van a pagar lo mismo. Gente que posterga tareas, que va al trabajo a hablar con los compañeros y poco más. Entre ellos, personas con un gran potencial, que se quedan estancados en un puesto en la misma empresa sin aspiración ninguna por superarse. ¿Os habéis visto reflejados?

productividad personal

Bien, todo este personal que carece de actitud para trabajar, viven bastante bien mientras la empresa funciona, mientras todo va bien, pero ¿qué sucede en periodos de crisis como el actual? Las empresas empiezan a hacer una gestión más exhaustiva del personal y de las tareas, para optimizar los recursos que tiene, mediante la aplicación del Business Intelligence. Es ahí donde se empieza a notar quien es y quien no es productivo.

Saca partida a tu productividad personal

Además, aprovechar el tiempo en el que tenemos mayor energía (normalmente por las mañanas), para realizar las tareas más exigentes, nos permite que por la tarde, cuando solemos rendir menos, tengamos tareas más sencillas, y de fácil finalización, lo que nos permitirá salir más puntuales y así disponer de más tiempo libre personal. Además, ser puntual con las tareas, evita que se nos acumulen todas para el último día de entrega, que por la ley de Murphy, suele ser el que más complicado tenemos por otros asuntos, así que acaba convirtiendo en un día de estrés y desesperación. Y con esto, las tareas se hacen incompletas o mal.

Ser productivo conlleva tener una gran organización, y tomar nota de todos los trabajos que realizamos. Llevar este autocontrol es positivo, nos permite conocer nuestros puntos débiles y fuertes, y es una información imprescindible para el día que haya que negociar un ascenso, un aumento de sueldo, o unos días libres por necesidad, dado que la empresa podrá valorar lo que haces y cómo lo haces. Incluso nadie podrá discutirte, como pasa en algunas empresas, que salgas puntual de la oficina, algo que está mal visto por algunos gerentes y compañeros, y aun no entiendo el porqué. Bien, en ese caso, si hay toque de atención, siempre sirve como justificante de que se ha realizado el trabajo correctamente y se ha sido productivo. Quizás utilizar una agenda en el ordenador para las tareas por hacer, pero también para las realizadas, pueda sacarte de algún apuro en momentos puntuales.

Ser productivo y tan organizado, también te permite que si un día no puedes dar el 100%, o bien por un bajón anímico, dolor de cabeza, o cualquier tema que te afecte en un momento dado, puedas reorganizar tu agenda y recuperar tus tareas sin tener que sufrir por imprevistos. Conoces tu ritmo de trabajo, y lo que eres capaz de trabajar, eso te ayudará a planificar esa recuperación del tiempo para volverte a poner al día.

Poniéndonos en el peor de los casos, y más ahora con la crisis que nos azota, la empresa puede necesitar prescindir de personal, y las empresas con un poco de coherencia, no lo hacen a la ligera. Estudian bien como funciona la empresa, y buscan muy bien que piezas del puzzle no son tan imprescindibles. Es cierto que muchas empresas despiden por antigüedad, pues las indemnizaciones son inferiores, pero si la empresa tiene buenos planes de futuro, entrarán también otras variables. Tu productividad personal y tu organización pueden ayudarte a inclinar la balanza a tu favor. Y en el caso de que sea un despido improcedente, la empresa no podrá alegar que sea por trabajo y o rendimiento, sino que tendrá que buscar una mejor excusa que eso.

Finalmente, es posible que quieras ir escalando y progresando en la empresa. Ahora dependes de tu productividad personal, pero ¿qué sucederá cuando asciendas y tengas personal a tu cargo? ¿Serás capaz de mantener tu productividad personal, y hacer que la productividad de tu equipo se mantenga al mismo nivel? Sí, serás capaz siempre que hayas sabido ser productivo y puedas contagiar a tu equipo.

En definitiva, la actitud en la productividad personal es uno de los puntos más fuertes, y con el que se supera todo lo demás. Pero mantener una alta productividad personal es uno de nuestros mejores valores para trabajar en una empresa, con altos beneficios a medio y largo plazo, y que además nos permite volver a casa sabiendo que lo hemos hecho bien, y sintiéndonos realizados.

Quizá también te interesa leer:



Click me

 


Click me

Artículos relacionados

Ventajas de la gestión por competencias

Ventajas de la gestión por competencias
Leer Más >

¿Por qué es importante la evaluación del desempeño?

¿Por qué es importante la evaluación del desempeño? Realizar tareas de evaluación del desempeño te permite saber en qué punto te encuentras y el margen de mejora que tiene tu organización.
Leer Más >

Trabajamos muchas horas y nos concentramos poco

Trabajamos muchas horas y nos concentramos poco Nos quejamos porque pasamos muchas horas en el trabajo, y aun así nos quedan siempre tareas pendientes. ¿Por qué sucede esto?
Leer Más >